jueves, agosto 13, 2020
Inicio Historias

Historias

Un poco de introspección – Vol III

Fantasear y hacer un poco de introspección puede tener un impacto muy positivo en nuestra autoestima y, a la vez, mejorar nuestra vida sexual. En este relato, continúo confesando otras de mis fantasías más íntimas.

Un poco de introspección – Vol 2

Hacer un poco de introspección y dejar volar la imaginación es altamente recomendable para dar rienda suelta a las fantasías y mejorar nuestra vida sexual.

La magia de lo inesperado

La magia de lo inesperado suele sorprendernos en los momentos menos pensados. Qué sensación increíble cuando eso nos sucede.

Un poco de introspección – Vol 1

A medida que fui avanzando en la terapia, fue surgiendo la necesidad de hacer un poco de introspección. La idea era abordar los sentimientos de ansiedad y angustia que aparecían ante la idea de tener relaciones sexuales con alguien más. ¿Debía contarle al otro lo que me pasaba con el sexo o era mejor no mencionarlo?

Más sueños mojados

Como ya les comenté en la entrada anterior del blog, tener sueños eróticos es muy saludable y natural. Además, lo mejor de todo es que es posible experimentarlos aunque en el plano consciente tengamos...

NOTAS RECOMENDADAS

Mi Historia Porno en la Playa

Era un verano típico de Buenos Aires, y como de costumbre, con mis amigas nos fuimos a la costa. Como todos los años desde hacía un tiempo, me había comprado una bikini nueva para estrenar en las vacaciones. Esta vez había elegido un modelo de triángulitos, con unas tiritas finitas en en los costados y una tanguita cavada en la cola.

Recuperando el tiempo perdido (Por Rodrigo)

Hoy quiero valerme de este espacio para compartir con ustedes una historia especial. Esta narración es diferente a las otras básicamente porque no es de mi autoría, sino que me la hizo llegar un lector del blog.

Lista al fin para coger

El viaje no resultó nada fácil. Tuve que enfrentar miedos y desafiar los mandatos con los que crecí para cambiar mi postura frente al sexo. Y fue así que, un día, me sentí lista al fin para coger nuevamente y disfrutarlo.