martes, agosto 11, 2020
Inicio Historias

Historias

Mi Historia Porno en la Playa

Era un verano típico de Buenos Aires, y como de costumbre, con mis amigas nos fuimos a la costa. Como todos los años desde hacía un tiempo, me había comprado una bikini nueva para estrenar en las vacaciones. Esta vez había elegido un modelo de triángulitos, con unas tiritas finitas en en los costados y una tanguita cavada en la cola.

Recuperando el tiempo perdido (Por Rodrigo)

Hoy quiero valerme de este espacio para compartir con ustedes una historia especial. Esta narración es diferente a las otras básicamente porque no es de mi autoría, sino que me la hizo llegar un lector del blog.

Lista al fin para coger

El viaje no resultó nada fácil. Tuve que enfrentar miedos y desafiar los mandatos con los que crecí para cambiar mi postura frente al sexo. Y fue así que, un día, me sentí lista al fin para coger nuevamente y disfrutarlo.

Inspiración

Cuando necesito un poco de inspiración, recurro a una fuente que no me falla nunca. En esta oportunidad, les cuento cuáles son mis escenas de sexo preferidas para excitarme.

Encender el deseo

Para encender el deseo y aumentar nuestra líbido es clave dedicar tiempo a la exploración sexual y activar la imaginación, innovación y práctica.

NOTAS RECOMENDADAS

Mi Historia Porno en la Playa

Era un verano típico de Buenos Aires, y como de costumbre, con mis amigas nos fuimos a la costa. Como todos los años desde hacía un tiempo, me había comprado una bikini nueva para estrenar en las vacaciones. Esta vez había elegido un modelo de triángulitos, con unas tiritas finitas en en los costados y una tanguita cavada en la cola.

Recuperando el tiempo perdido (Por Rodrigo)

Hoy quiero valerme de este espacio para compartir con ustedes una historia especial. Esta narración es diferente a las otras básicamente porque no es de mi autoría, sino que me la hizo llegar un lector del blog.

Lista al fin para coger

El viaje no resultó nada fácil. Tuve que enfrentar miedos y desafiar los mandatos con los que crecí para cambiar mi postura frente al sexo. Y fue así que, un día, me sentí lista al fin para coger nuevamente y disfrutarlo.